miércoles, 11 de diciembre de 2013

Ex Hacienda de Santa Clara Montefalco, Jonacatepec

En 1616 Pedro Cortés, nieto de Hernán Cortés, arrendó más de 860 hectáreas a Pedro de Aragón. Dos años después le dio licencia para sembrar caña de azúcar y establecer un trapiche.
En 1708 Pedro de Segura heredó de Antonio de Arrigorrieta parte de la hacienda. Posteriormente Pedro de Segura negoció con las otras herederas, la viuda e hijas de Arrigorrieta, para que le vendieran su parte quedando como único dueño.
A su muerte, en 1740, heredó la hacienda a su sobrino Juan Francisco de Urtaza, quien modernizó el ingenio y estableció la base del emporio azucarero del oriente del hoy estado de Morelos.
Al no tener descendencia, mandó traer de la villa de Armentia, en el país Vasco, a su sobrino, José Antonio de Zalvide Goitia para nombrarlo su sucesor. Lo heredó en 1759.
Durante la revolución, la hacienda fue quemada y sólo quedaron algunos muros en pie.

En 1952, los antiguos dueños ofrecieron al Opus Dei el casco en ruinas para que realizar alguna labor social en beneficio del pueblo. Fundaron una escuela que ha funcionado desde 1961. Actualmente imparten clases de niveles básico y medio superior.


Se localiza en las coordenadas Longitud:18º 41' 20'' , Latitud:-98º 47' 19''.
Contacto: montefalco@escuelafemeninademontefalco.edu.mx
Teléfono: (01 735) 355 0234.

2 comentarios:

  1. Los muros, en su mayoría, quedaron en pie; se derrumbaron aquellos techos que eran sostenidos por vigas. Cierto: hubo mucho destrozo. Don Luis era un buen tipo; gran administrador. Incluso quería a su gente, y la elogiaba. Pero era el hacendado, y muchas tierras se habían adquirido a la mala; en gran parte bajo el cobijo de un gobierno tiránico (el de Díaz). La riqueza de unos, producto de la pobreza de muchos miserables: indios, mulatos y mestizos. Mis antepasados, por parte paterna, eran "dedos chiquitos" del hacendado y su familia, y salieron huyendo con la revolución.

    Cuando era yo pequeño, y eso hace ya muuucho tiempo, íbamos ahí el día de la fiesta de Santa Clara, en agosto: comida en familia, juegos, toros, misa... ¡Estupendo! ¡Qué divertida! El cura bendecía la corrida, e incluso participaba.
    ¡Qué tiempos aquellos! De eso ya nada queda. Pero los muros ya están levantados, remozados... y los accesos cerrados. Es propiedad particular, no del pueblo. Es negocio exitoso, no beneficencia pública.

    ResponderEliminar
  2. es muy importante la historia de Montefalco creo que los representantes tienen que habrir puertas es un lugar exelente para visitarlo esta accion generaria una gran fuente de ingresos para las escuelas de gran renombre por cierto a nivel nacional felicidades a todos los que participan es el objetivo principal

    ResponderEliminar